•  Por el impacto de la formación profesional y desarrollo humano, muchas instituciones internacionales, alientan a los países miembros a “apoyar y facilitar en materia de desarrollo de los recursos humanos y la formación profesional”, enfatizando que “las inversiones en formación, tienen como resultado la eficacia y el impacto en la calidad de los procesos de la organización”.
•  La EBG, consiente que la formación y el desarrollo del Talento Humano, contribuyen no solo a la mejora del desempeño de las personas y de las empresas, sino que se traduce además en mayores oportunidades de empleo y en desarrollo para la sociedad en general, ha preparado el siguiente Programa: EL IMPACTO DE LA FORMACIÓN Y EL DESARROLLO DEL TALENTO HUMANO.
•  El impacto de la Formación del talento humano, aplica no solo a las empresas grandes, sino sobre todo a las medianas y pequeñas empresas. El sector de las PYMES en Guatemala en relevante en la estructura productiva del país y es la fuente más importante de empleo.  Se calcula que 8 de cada diez empresas en Guatemala, es una PYME; ocupando más del 70%  de la PEA, por lo que la inversión en desarrollo y formación profesional en este sector constituiría un gran impacto para la productividad de dichas empresas y por ello, en la competitividad del país, sobre todo en las circunstancias económicas por la que se atraviesa en la actualidad.
•  El desarrollo de la formación, es fundamental para que la fuerza laboral se desplace de la economía informal hacia la economía formal, para aumentar la productividad del trabajo. Las personas que participan en programas de formación, pueden acceder a mejores condiciones de trabajo, de remuneración, a un mayor índice de empleabilidad y una mejor calidad de vida.
•  El desarrollo y la formación del Talento Humano, debería garantizar la capacidad para adaptarse a los cambios en las tecnologías y la organización del trabajo. Si bien, existen importantes logros en la región, en instituciones o empresas de vanguardia, también es cierto que algunos sistemas locales de formación tienen dificultades para brindar acceso a ciertos grupos de la población, con necesidad de programas integrales –lo que conlleva a la exclusión laboral, lo cual aumenta los índices de desempleo.
•  Las empresas, de todos los tamaños, que consideran a sus trabajadores como una fuente importante de ventaja competitiva y como activos y agentes del cambio, son más innovadoras y sostenibles. Las empresas sostenibles integran el desarrollo de su Potencial Humano en su estrategia y actúan con equidad al desarrollar las competencias de sus colaboradores. Promoviendo una cultura de formación y aprendizaje permanente, fomentando la formación en el lugar de trabajo y facilitando el intercambio de conocimientos y experiencias prácticas, de acuerdo a la posición laboral que ocupa o podría ocupar cada colaborador.
•  Al invertir en sus recursos humanos, las empresas compiten con éxito en los mercados mundiales cada vez más exigentes e integrados.
•  La sociedad percibe los impactos del desarrollo y la formación laboral, mediante empleos de mejor calidad, mayores tasas de ocupación y formalidad, reducción de la pobreza, inclusión social, respeto de los derechos laborales y competitividad en los mercados mundiales. En este sentido, la formación y desarrollo laboral debe responder al entorno productivo, tecnológico, laboral y sociocultural, así como a las características, condiciones, necesidades y expectativas de los grupos de atención.

UNA ESTRATEGIA PARA LA PRODUCTIVIDAD DE LAS EMPRESAS

FACILITADORA EBG: LICDA. JULIA DEL PILAR DE LEÓN 

Licenciada en Administración de Empresas, Maestría en Liderazgo Organizacional.